Moda en Colombia: Un sector nuevo con altas expectativas de desarrollo.


Si pensamos acerca de lo que era el sector Moda en Colombia doce años atrás, nos encontraremos un panorama totalmente distinto a lo que es hoy en día. Partamos del hecho de que, en nuestro país no existen las estaciones climáticas que rigen la industria en el resto del mundo, ya que nuestro clima está regulado por pisos térmicos.


Gracias a ello, los colombianos nos caracterizamos por ser un mercado con poco conocimiento en cuanto a fibras, textiles y calidades, ya que nunca tuvimos que adquirir esta habilidad para cambiar nuestro guardarropa de acuerdo a la temporada. Además, nos acostumbramos a hacer shopping de ropa una vez al año, generalmente en diciembre o enero, dependiendo del estado de nuestro bolsillo.


Esto construyó una industria nacional que casi tenía su propia forma de producir, promocionar y vender moda, en ciclos de tiempo muy superiores a los del resto del mundo, con productos elaborados para durar varias temporadas. Debido a esto, las marcas nacionales lanzaban una gran colección, con algunas actualizaciones durante el año, ya que no era necesario ofrecer un cambio más rápido.


En el año 2007 llegó Inditex a Colombia, con un modelo de negocio, bastante conocido en otros territorios, pero totalmente nuevo para nuestro país. Prendas de última tendencia con renovaciones de producto semanales, en mega-tiendas ubicadas en las mejores zonas del país. Pronto, el retailer, se posicionó como la marca de moda por excelencia, poniendo a temblar a más de uno, y cobrando por sus productos hasta tres veces su valor real en otras latitudes. Evidentemente, aprovecharon como nadie, un hueco gigantesco que había en el mercado, donde teníamos marcas de indumentaria, mas no de moda.


Este fenómeno, que la Moda, fuese introducida al país por una marca de fast fashion, indiscutiblemente tuvo varias consecuencias: En primer lugar, afecto la industria nacional que no estaba preparada para igualar esta oferta, creo en el consumidor una percepción equivocada respecto al verdadero valor de las prendas, y monopolizó el mercado por falta de competencia.


Por otro lado, si se le ve desde la perspectiva positiva, esto generó un entorno competitivo propicio para que las marcas existentes aprendieran y pudieran crecer, y para que Colombia, sea hoy en día un semillero de creativos de la Moda. Marcas como Studio F, Seven Seven, Onda de mar, Ballen Pallettiere, son solo algunos ejemplos de entre muchos que lofraron el éxito después de la tormenta.


Gracias a la masificación de este producto, el fast fashion tanto nacional como internacional, se convirtió en el preferido de la creciente clase media Colombiana, mientras los clientes más exigentes rápidamente migraban buscando opciones más exclusivas. Esta búsqueda se ha convertido hoy en día una gran oportunidad para pequeños empresarios del sector que se han orientado a diseñar y producir objetos de lujo, explorando valores agregados como los procesos de elaboración artesanal, las materias primas exclusivas de nuestro territorio o valores estéticos derivados de la cultura Colombiana.


Colombia, un país que en un lapso de diez años, logró tener oferta nacional de producto moda, desde formato fast fashion hasta lujo de alta gama. Y tú, aun temes emprender en nuestro país?

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram