¿Qué es el desarrollo sostenible, y cómo encaja en el sector de la Moda?



En estos tiempos de incertidumbre, se habla bastante acerca de la necesidad de revolucionar nuestro sistema económico e industrial. Muchos, aseguran que el camino correcto se encuentra en adaptarnos a un nuevo sistema de desarrollo sostenible, pero, ¿sabes realmente lo que esto significa?


La sostenibilidad es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.



Este concepto, aparece por primera vez en 1987 con la publicación del Informe Brundtland, que alertaba de las consecuencias medioambientales negativas del desarrollo económico y la globalización, y trataba de buscar posibles soluciones a los problemas derivados de la industrialización y el crecimiento poblacional.


En 2015, Naciones Unidas aprobó la Agenda 2030 que contiene los Objetivos de Desarrollo Sostenible, una serie de metas comunes para proteger el planeta y garantizar el bienestar de todas las personas. Estas metas necesitan la participación activa de las personas, las empresas, las administraciones y los países de todo el mundo.

Como emprendedores y empresarios de un sector productivo tan importante como lo es el sector de la Moda, es nuestra responsabilidad aportar el granito de arena para que llegar a ese sistema de desarrollo sostenible sea posible. Es en este punto cuando se comienza a hablar de un término bastante difundido pero desconocido para muchos: Moda Sostenible.


En 2007 nace el concepto de Slow Fashion, también llamado moda sostenible o moda ética, de la mano de Kate Fletcher. Activista, escritora, amante de la naturaleza y de la vida, además de emprendedora. Kate plantea que es posible producir ropa y vestirnos de forma responsable.



En general la moda sostenible debe cumplir con tres objetivos básicos:


  1. Minimizar el impacto medioambiental para preservar y mejorar la salud del planeta.

  2. Garantizar el bienestar social y los derechos laborales primando la transparencia a lo largo de todo el ciclo de vida y recuperación de una prenda.

  3. Instaurar una economía circular basada en el crecimiento cualitativo, competitivo, eficiente e innovador frente a al crecimiento únicamente cuantitativo.


Sabemos que no suena nada fácil, sin embargo, creemos que en estos tiempos en los que las circunstancias globales nos han obligado a hacer un Stop en el camino, es el momento apropiado para repensar y replantear nuestros negocios, a fin de estar preparados para un futuro que, sin duda, nos exigirá estos nuevos modelos de funcionamiento.

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Icono social Instagram